Loading...
Start a new Travel Blog! Blogabond Home Maps People Photos My Stuff

Let's play Guiri

Pakxe, Laos


Ayer mismo comentábamos con cierto desánimo durante la cena que Laos, a pesar de las grandes expectativas que teníamos, aún no había conseguido agarrársenos al corazón con la misma rotundidad con la que nos hemos quedado prendadas de Camboya.
A primera vista, la gente puede resultar más seria, más hecha a los turistas, más acomodada, infinitamente amable, sí, pero no permanentemente sonrientes, como nos habían malacostumbrado los camboyanos. Suponemos que en parte se debe a que, hasta ahora, sólo nos habíamos movido por zonas muy turísticas, hermosas pero en cierta manera artificiales.
Después del día de hoy, sin embargo, ya podemos decir que nos hemos rendido al Laos más rural, a las pequeñas aldeas pobladas por minorías étnicas repletas de ritos y costumbres propios, tan diferentes, a sus sonrisas y sus saludos, con los que nos hemos reencontrado. Ya llevamos, inevitablemente, la emoción otra vez metida en la mochila.
Y todo gracias a una excursión organizada... Hasta ahora nos habíamos resistido a ellas, por el precio, por la cara de guiri que se te queda escuchando al guía y, en definitiva, porque nos mola aventurarnos, buscar los sitios por nuestra cuenta, perdernos, volvernos a encontrar. Pero este tour se nos plantó en las narices en un momento de desesperación por no encontrar una forma factible y barata de movernos, y allá que fuimos.
En parte, lo típico: cataratas, mucho paisaje, mucho río, plantaciones de té y café, y esas cosas. Pero por lo que nos alegramos, dado que no podríamos haberlo hecho por nuestra cuenta, es por la visita a las aldeas, donde las mujeres tejen y recogen el grano, los hombres construyen cabañas y herramientas, los viejos observan y obsequian al recién llegado, los niños corretean asalvajados con la euforia de la libertad dibujada en la cara, y los cerdos te rodean por todas partes.

Son aldeas de 40 o 50 casas a lo sumo, sin agua ni electricidad, pero con la hospitalidad a flor de piel. Entre sus ritos más llamativos, el sacrificio del búfalo, que llevan a cabo cada año con la participación de las aldeas vecinas; la iniciación al tabaco, que se considera purificador y que hombres y mujeres fuman ya desde los 3 o 4 años; o la costumbre de guardar el ataúd de los más viejos o enfermos ya preparados bajo la cabaña, para cuando llegue el momento. Lejos de resultar macabra, esta costumbre revela una aceptación de la muerte admirable, y un sentido práctico de la vida que les lleva a desenterrar los ataúdes 3 años después para poder reutilizarlos.
Así que jugar a ser guiris ha merecido muy mucho la pena por una vez, más aún teniendo en cuenta que una parte del dinero va directamente para ellos, para sus escuelas, sus pozos, y su sobrevivir cotidiano.



permalink written by  NuiM on November 15, 2008 from Pakxe, Laos
from the travel blog: Un viaje por el sudeste asiático
Send a Compliment


comment on this...
Previous: Oh yeah, a Temple Next: 33 cosas curiosas que te pueden pasar en un...

trip feed
author feed
trip kml
author kml

   

Blogabond v2.40.58.80 © 2022 Expat Software Consulting Services about : press : rss : privacy
View as Map View as Satellite Imagery View as Map with Satellite Imagery Show/Hide Info Labels Zoom Out Zoom In Zoom Out Zoom In
find city: