Loading...
Start a new Travel Blog! Blogabond Home Maps People Photos My Stuff

NuiM


40 Blog Entries
1 Trip
194 Photos

Trips:

Un viaje por el sudeste asiático

Shorthand link:

http://blogabond.com/BitacoraEhtona




Que nos quiten lo bailao

Madrid, Spain


Ya estamos en tierra patria, tras un palizón de viaje, con escalas en Hong Kong y Frankfurt incluidas, y muchas, muchas risas. El cansancio, el buen rollo que nos traemos y los sombreros vietnamitas que Nuria se empeñó en comprar a pesar de todo, nos acompañan. Conste que nos volvemos en contra de nuestra voluntad y que si nos regalaran un billete a Bangkok para mañana mismo, ni nos lo pensaríamos.
Pero que no panda el cúnico. Hemos elaborado un plan estratégico para no echar de menos Asia, un plan para el que necesitaremos colaboración y comprensión, un plan cargado de medidas que pudieran considerarse drásticas, pero necesarias, pues es nuestra felicidad misma la que está en juego. A partir de hoy, nuestra vida cambia en los siguientes aspectos:

Montaremos un comando organizado dedicado a asaltar perreras y liberar a todos los perros callejeros de Europa, que tomen las calles, las casas y los restaurantes, que duerman en las carreteras y las aceras, que siempre estén ahí.
Sustituiremos colonias, cremas y geles por repelente antimosquitos mentolado.
Cada mañana, prepararemos una mochila de 60 litros cargaíta de lo que sea para pasearla por la ciudad en la que vivamos.
Sonreiremos siempre, a todos y en todo contexto.
Montaremos un negocio múltiple orientado al "tengo todo lo que te pueda hacer falta", donde lo mismo se podrá alquilar una moto, que tomar un pancake, que comprar un bañador, que hacer la colada.
Grabaremos una cinta con saludos entusiastas para ir escuchándola por la calle.
Echaremos soja a todo.
Romperemos todos los relojes.
De tanto en tanto, iremos al campo para pasar el día observando vacas, cerdos y gallinas.
Plantaremos palmeras en el jardín.
Tiraremos la basura al suelo, o bien por la ventana, según nos venga en gana (en esto Nuria tendrá que someterse a una terapia de adaptación intensiva).
Nos compraremos unas motillos y unos sacos de arena para llevarlos detrás.
Nos someteremos a una dieta hiperpotasémica que incluya una media de 5-6 plátanos diarios.
Escupiremos por la calle, y pediremos a todos nuestros amigos que adopten esta sana costumbre.
Comeremos arroz los lunes, miércoles y viernes, y noodles los martes, jueves y sábados; los domingos, patatas dulces.
Pediremos a las dependientas de las tiendas que nos persigan por la calle.
Nos levantaremos a las 6 de la mañana y nos recogeremos a las 6 de la tarde.
Nos pondremos los sombreros vietnamitas, independientemente de los efectos que pueda tener en nuestra vida social presente y futura. Estamos convencidas de que, al menos en Ámsterdam, pasaremos desapercibidas.
Simplificaremos nuestro empleo de la gramática inglesa a la construcción Sujeto+verbo en presente+good/bad/ok/not ok.
No volveremos a sentarnos para comer, nunca.
No volveremos a utilizar cuchillos.
Sólo beberemos batidos de fruta.
Impulsaremos la importación de papaya, durian y otros 50 tipos de fruta para los que tendremos que inventar un nombre.
De 11 de la mañana a 3 de la tarde, estaremos tumbadas observando.
Nos construiremos una casita de madera sobre 4 estacas.
Conduciremos tocando el claxon cada 1,3 segundos.
Desayunaremos sopa de ternera todos los días, bien temprano.
Organizaremos excursiones mensuales para visitar una cueva o una catarata.
Nos comunicaremos por señas con todo el mundo.
Quemaremos cosas al atardecer.
Tendremos un gallo en el baño que cante sin descanso día y noche.
Provocaremos plagas de ratas, lagartijas y cucarachas para dar vida a nuestras calles.
Pediremos a los tenderos que nos cobren un poco más que a los demás.
Recogeremos gatos callejeros para tenerlos debajo de la mesa del comedor o llevarlos con nosotras a los restaurantes.
Echaremos picante a los frutos secos.
Llevaremos mascarilla para evitar tragar el polvo y los malos humos, al más puro estilo Michael Jackson.
Pagaremos a desconocidos para que nos observen con descaro.
Viajaremos siempre en una minifurgoneta con otros 25 amigos.

Esperamos contar con todo vuestro apoyo.
Hasta la próxima.


NU y MI


permalink written by  NuiM on December 19, 2008 from Madrid, Spain
from the travel blog: Un viaje por el sudeste asiático
Send a Compliment

This is the end, my friend, the end

Ho Chi Minh City, Vietnam


"El viaje es circular: se parte de casa, se atraviesa el mundo y se vuelve a casa, si bien a una casa muy diferente de la que se dejó, porque ha adquirido significado gracias a la partida, a la escisión originaria.
El viajero, aun extraviado frente al vértigo de las cosas, acaba por encontrarse a sí mismo en la confrontación con ese vértigo; atravesando el mundo - viajando en el mundo - descubre su propia verdad, esa verdad que al principio es sólo potencial y latente en él y que traduce en realidad a través de la confrontación con el mundo."
El infinito viajar, Magris.

El viaje se nos revela, efectivamente, como circular, no necesariamente en el espacio, no en el concepto de casa como morada o paredes entre las que vivir una vida o guardar recuerdos, sino por el inevitable repaso y porque el principio y el final de algo siempre tienen un sabor común, un sentido limítrofe que le otorga significado a las cosas, que existen porque empiezan y acaban, no son misteriosos infinitos.
Así, Bangkok y Saigón tienen mucho en común, transmiten sensaciones similares: ciudades que no duermen, ciudades de luces y sombras, de tráfico y noctámbulos, ciudades que podrían dar cobijo a la élite y a la calaña, a todo lo bueno y lo malo.
Ciudades sucias, grandes y superpobladas, en las que parques y templos hacen las veces de pausa y refugio de la agotadora actividad cotidiana. Ciudades encantadoramente caóticas y bellas en su particular danubio de ideas, en su absoluto barullo. Aceras rotas y ratas poblando castillos. Tan fáciles de amar como de odiar.
La pena del viajero que regresa hoy no es vacía, no tiene sabor a derrota. Pasear por Saigón y respirar su vida no hace más que confirmar y resumir la serenidad alcanzada, el triunfo de un camino que se traza a fuego. Observar y formar parte es todo en uno en Asia, haber formado parte ya llena muchos huecos y evita que la tristeza que tiñe todo regreso sea devastadora.
Estas calles sirven también para regalarnos la certeza de que, a la más mínima oportunidad, volveremos a pintarnos de rojo guerrero para volver a Asia, que habrá ocasiones y que el propio vicio se encargará de elaborar las excusas necesarias. Todo llegará y llegará bien, porque ya lleva el disfraz de las cosas fáciles.
Esta pena no es vacía pero sí es pena. Acabar y echar de menos va a ser todo en uno, y lo que viene va a estar inevitablemente marcado por este recuerdo, tan intenso y tan feliz. Esperemos al menos encontrar pronto el camino de regreso.


permalink written by  NuiM on December 17, 2008 from Ho Chi Minh City, Vietnam
from the travel blog: Un viaje por el sudeste asiático
Send a Compliment

The part and the whole

Phan Thiet, Vietnam


W-O-W, the landscape of Muine, this little village just 4 hours away from Saigon (4 hours away from our last stop) is simply stunning. As impressive as it gets, it's probably been one of the greatest things we've seen in the whole trip.
The vast stretch of sand dunes make you feel like walking through the desert, far away from any living creature. But just a little further, there is a huge lake, so blue that it seems fake, just a piece of dark blue paper used for decoration. And just at the other side of the road, the sea, the endless coastline full of fishing boats, white sand beaches and, needless to say, all kinds of hotels and resorts. You may also walk along a fairy Spring, where the sand has fossilized giving shape to the strangest rocks and canyons.
Filled with admiration, we must admit that Vietnam is likely to be the most beautiful country we've visited during the trip. Of course the perception of a country is not only about the landscape, as it's not only about the people or the history, but a combination of all these small parts. If only we could get a not-so-business-oriented character within this landscape, we could give birth to the one and only place to be.


permalink written by  NuiM on December 14, 2008 from Phan Thiet, Vietnam
from the travel blog: Un viaje por el sudeste asiático
Send a Compliment

No need to call a taxi, the taxi will call you

Nha Trang, Vietnam


The thing is this trip is coming to an end… and we’re not willing to waste our last days just being sad. The other thing is we’ve managed to spend way less money than expected in Vietnam – don’t ask how, we have no idea. Thus we have a quite decent budget to take care of ourselves during these remaining days. So let’s rock!
Just let me make you feel a little bit jealous… This evening, we’ve been to a hot Spring, where we’ve enjoyed mud baths, warm jacuzzi, mineral showers, swimming pools, waterfall massage… at a very reasonable price, around 40 times less than a health spa in Europe. Ok, ok, no more info.
This pretty big city is full of opportunities like that: beach resorts, two million hotels and restaurants, tours, cafes… All of them offering their services as you pass by. Even taxi drivers stop by your side to offer you a ride… every 5 min. approx. Fortunately we’ve become professional friendly rejecters, so we manage to get rid of them easily, and even get a smile back most of the times.
Actually now I feel that I haven’t been really fair with the Vietnamese people; it was difficult at the beginning, the character of Northern Vietnamese was bitter and hard to fit in this sweet Asia but, as we go further South, things change and they are much more enjoyable.
Maybe it was a bit of a shock after the unbelievable Thais, Laotians and our beloved Cambodians, and eventually we've become used to it.
In any case, dealing with them will always be easier than dealing with Western people. Don't get me wrong, we’ve met great guys around here, but also many of those who like travelling stupidly, that is, expecting the country’s culture will adapt to them, instead of them behaving as acceptable in the local culture. Those who think that having the money gives them the reason, the right, and the will. Not gonna be easy to be back…


permalink written by  NuiM on December 12, 2008 from Nha Trang, Vietnam
from the travel blog: Un viaje por el sudeste asiático
Send a Compliment

La leyenda del resorte en el culo

Hoi An, Vietnam


Cuenta la leyenda que, en los albores del enriquecimiento de la clase media occidental, muchos miembros de la llamada raza "dolariana" comenzaron a plantearse la posibilidad de viajar a otros mundos, en barco, en tren e incluso en unos grandes autobuses con alas capaces de volar. Cuentan también que, por aquel entonces, en un pequeño país situado en el extremo sudeste del mundo asiático, llamado Viet nam (aquí las palabras se separan por sílabas), andaban recuperándose de una guerra civil, una auténtica masacre gracias a la generosa participación de los libertadores del mundo. Habiendo ganado los malos, quedaron abandonados a su suerte, con un país destruido y un rencor profundo cocinándose en la sombra.
El nombre de este vencido vencedor, de tan repetido y filmado, acabó calando en la conciencia de los dolarianos que, sin saber ya qué hacer con su poder adquisitivo, empezaron a tornar su mirada hacia este paraíso bueno, bonito y barato, este sudeste bombardeado y hundido, juguete roto y campo de batalla de Rusia, China y EE.UU., siempre con la ayuda inestimable de la pasividad egoísta e ignorante de la vieja Europa, que andaba, como siempre, mirándose el ombligo.
Dícese que los tailandeses fueron listos, e hicieron buen negocio. Dícese también que los laosianos y los camboyanos, sufridores en la sombra, están en ello. Pero lo más llamativo es, sin duda, la reacción de Viet nam que, viendo la gran oportunidad de meter dinero en el país, optó por sacar provecho al boom turístico de una forma más pragmática. Así, en un pleno del Congreso, se decidió adoptar una drástica medida: el 98% de los vietnamitas serían sometidos, nada más nacer, a una simple operación consistente en el implante de un muelle allá donde la espalda pierde su nombre, con un mecanismo activado por un radar capaz de detectar la presencia de dolarianos a una distancia de 500 metros.
De esta forma, cada vez que un dolariano anda cerca de una tienda, hotel, restaurante o quiosco vietnamita, ya sea por interés o porque pasaba por allí, el resorte del vietnamita salta, lanzándole de la silla, tumbona o hamaca a velocidad endiablada, en una carrera de obstáculos sin parangón, para llegar hasta el susodicho dolariano que, asustado y abrumado por tanta atención, sólo desea que se abra un hondo abismo bajo sus pies y le trague enterito.
Lo que sigue es una ráfaga de información y ofrecimientos, siempre los mismos, pues se ve que el chip de frases en inglés del resorte es el mismo para todos. Si se acaba el repertorio sin que el dolariano haya comprado o conseguido huir, no importa, comienza de nuevo y se repite indefinidamente: 'Buy something', 'I have many colours', 'How much you pay'. En el caso probable de que el dolariano responda amablemente que no está interesado, tampoco importa, pues el resorte está programado para ignorar cualquier respuesta negativa.
Así que aquí estamos, en Hoi An, una ciudad de cuento, la Venecia vietnamita, que se libró de los bombardeos y que, con gran criterio, prohíbe el tráfico en el casco antiguo, convirtiéndose en un remanso de paz. Andamos, como veis, aprendiendo historia, disfrutando de la comida local (Cao Lau, Banh Vac, Nem, mmmmmmmm delicioso) y el carácter de estos vietnamitas del centro que, aunque igual de locos que los del norte, son infinitamente más amables y conversadores. Lo jodido es que la ciudad está literalmente plagada de tiendas, por lo que el asunto del implante de resortes ha resultado especialmente dramático en esta región. Muy de tanto en cuanto, nos encontramos con algún tendero que se ha sometido a una extracción de resorte en una clínica clandestina laosiana... son fáciles de reconocer: al pasar por su lado, permanecen sentados. A ésos aprovechamos y les compramos algo, a ver si van entendiendo que al dolariano cutre no le gusta que le agobien, y mucho menos cuando se trata de dinero.


permalink written by  NuiM on December 9, 2008 from Hoi An, Vietnam
from the travel blog: Un viaje por el sudeste asiático
Send a Compliment

UPS, entrega inverosímil a domicio

Hue, Vietnam


Andábamos comentando, no hace mucho, que esta Asia tan especial y tan loca, tan encantadoramente particular, nos está robando la capacidad de sorprendernos. Ya no nos parece ni curioso que la gente vaya en pijama por la calle, que en los mercados vendan murciélagos vivos o ratas muertas, que el dueño de un bar se eche a dormir en el suelo mientras terminas tu cena, porque además de su restaurante es su casa, que les dejen comida y bebida a los espíritus, o que, en los autobuses nocturnos que en lugar de asientos llevan literas, prefieran dormir en el suelo antes que subirse a la cama de arriba (los posibles motivos son un absoluto misterio).
También en muchas ocasiones hemos comentado con otros viajeros la continua impresión de que aquí siempre parece que todo el mundo está transportando algo. Las bicis y motos van siempre cargadas hasta los topes, de sacos, bolsas, Cajas, gallinas, cerdos... hasta alcanzar pesos inverosímiles que nos obligan a quitarnos el sombrero ante el equilibrio y el dominio de estos locos de la carretera. Por no hablar de lo que llevan en coches, camiones, o autobuses. O todo el mundo trabaja en UPS, o hay 500 negocios clandestinos de mensajería urgente por cada 505 habitantes.
En cualquier caso, lo visto hoy es el remate, la pura definición del colmo: un colega llevaba en la moto una vaca, entera! Tal que así! Suponemos que muerta, aunque bien conservadita, cualquiera diría que él mismo la había atropellado media hora antes. Y para que conste, no lo descartamos... Como cabras, estos vietnamitas.


permalink written by  NuiM on December 7, 2008 from Hue, Vietnam
from the travel blog: Un viaje por el sudeste asiático
Send a Compliment

Un tour de mierda

Cat Ba, Vietnam


Ay! Que ya nos han hecho el lío! ­Desde que decidimos venir a Halong Bay, todo ha sido una carrera de obstáculos para evitar la persecución de agencias de viajes, touroperadores y tiburones varios. En un alarde de cabezonería, nos hemos venido por nuestra cuenta, gastando bastante más en transporte público de lo que costaba un tour desde Hanoi. Eso sí, hemos escapado así a vivir programadas, pues los tipos ya te contrataban hasta la comida y el hotel donde pasar la noche y, a nosotras, mujeres modernas, pragmáticas y autosuficientes, chicas Telva, nos gusta decidir esas cosas a medida que nos va dando la real gana.
Y todo iba bien... Encontramos un lujazo de habitación triple (a compartir con una alemana que se nos ha enganchado un poco), con balcón propio orientado hacia el puerto, desde donde podemos ver ponerse el sol sobre el mar, entre las islas y los cientos de barcos pesqueros anclados a nuestros pies. Y a un precio de risa, poco más de 2 euros por cabeza, bendita temporada baja! Para colmo de bienes, nuestro primer día en la isla fue una delicia: reencuentro con otros viajeros que conocimos allá por Tailandia, playita compartida, calor por fin tras tantos días de congelación entre montañas, chapuzón en este mar frío (nada que ver con las aguas tibias de Tailandia), y la tranquilidad aplastante como contraste del Hanoi ruidoso, loco y estresante que hemos dejado atrás.
Pero, pardas de nosotras, torcimos el rumbo y, animadas por malos consejeros, fotos engañosas de guías y postales y la idea de que adentrándonos más en esta inmensa bahía veríamos mucho más de lo que ya disfrutamos desde nuestro cuartel general en Cat Ba, hemos acabado pagando una pasta por un tour... Nueve horas, nueve! comiendo viento y frío en la cubierta de un barco, rodeadas de un paisaje impresionante pero repetido, siempre el mismo, y sin participar apenas en ninguna de las pocas actividades planeadas para romper el tedio, pues todas implicaban mojarse y pagar más.
En resumen, un engañabobos que, para más inri, hemos compartido con otros bobos, frikis de los deportes de riesgo y rayacabezas varios. Un día muy completo! Con lo fácil que hubiera sido darle unos dólares a un pescador para que nos diera una vueltecita de un par de horas... En fin, de los errores, según dicen, se va aprendiendo.


permalink written by  NuiM on December 5, 2008 from Cat Ba, Vietnam
from the travel blog: Un viaje por el sudeste asiático
Send a Compliment

No me puedo creer que en Hanoi también haya gallinas

Hanoi, Vietnam


­­­­¡Están locos estos vietnamitas!
El cambio de Laos a Vietnam, aunque ya veníamos advertidas, ha sido todo un shock. Del relax total al Business Business más voraz, rápido y estresado. Hanoi no para, no descansa, y el tráfico es una auténtica locura, mil veces peor que el que ya nos asombró en Phnom Penh. Cruzar la calle es una aventura de la que no siempre salimos bien paradas, pues es bastante común que te golpee una moto o el saco de 500 kilos que van cargando en ella. Los conductores, en cualquier tipo de vehículo imaginable, tocan el claxon continuamente, aportando a la ciudad una banda sonora ininterrumpida que acaba embotando seriamente los sentidos.
Y los vietnamitas, por mucho que intenten negarlo, son tremendamente parecidos a los chinos, siempre pensando en hacer negocio y sacar dinero, por lo que a ratos acaba cansando llevar el símbolo del dólar tatuado en la frente... Quizá lo que más les diferencie de los chinos, precisamente, es que les falta su corrección y amabilidad, pues son bastante rudos. Lo dicho, un shock. (Hay excepciones, por supuesto, gente dulce y acogedora que nos saluda por la calle dirigiéndose siempre a nosotras en francés, pues nos confunden continuamente con francesas. Dada la novedad, nos hace especial ilusión y resulta muy agradable charlar con ellos.)
A pesar de todo, es un gusto volver a la actividad de una gran ciudad después de pasar tanto tiempo perdidas entre montañas, y las calles del casco antiguo de Hanoi son todo un espectáculo, por lo concurridas, por la distribución de negocios y calles en gremios, por la más que caótica instalación eléctrica, y porque, groseros o no, los vietnamitas tienen un punto muy, muy divertido: están como cabras. Jugando al pádel o haciendo Tai Chi en mitad de la calle, cantando a viva voz en los karaokes repartidos por toda la ciudad...
Quizá lo más llamativo sea el culto desatado a la figura de Ho Chi Minh, que derrotó a los franceses e instauró el comunismo en el norte del país. ¿Comunismo dices? Resulta difícil de creer, pues pocos rincones hemos visto tan capitalistas como éste, con la tecnología y las modas occidentales imponiéndose de forma aplastante. Lo dicho, casi casi como chinos. Por cierto, que aquí también tienen un mausoleo con el cadáver del dictador perfectamente conservado, prácticamente una copia del de Lenin en la Plaza Roja. Dos grandes obras de arte del museo de cera... Hay quien se lo cree, yo prefiero pensar que es un engañabobos para alimentar el mito y el culto a su figura. Pero ay! quizá soy demasiado escéptica, pues desconozco en toda su extensión las milagrosas aplicaciones del formol.


permalink written by  NuiM on December 2, 2008 from Hanoi, Vietnam
from the travel blog: Un viaje por el sudeste asiático
Send a Compliment

Un francés, un alemán, un japonés y dos españolas

Dien Bien Phu, Vietnam


No, no es un chiste. Son los miembros del grupo de inocentes que hoy han vivido, durante 10 larguísimas horas, el viaje más surrealista jamás contado.
Entrar en pormenores sería casi imposible, sólo podemos sugerir a la imaginación un autobús de tamaño como la mitad de uno normal, pero el mismo número de asientos; en los pasillos y bajo los pies, sacos, bidones, cuerdas, cadenas, bolsas y todo lo que una persona normal transportaría de cualquier otra forma; unos pasajeros sacados de una peli de Tim Burton y con costumbres higiénicas peculiares (escupir por la ventana, cortarse las uñas, buscar petróleo abiertamente, tirar bolsas, cáscaras o arroz al suelo o por la ventana...); una carretera... perdón, un camino de tierra y piedras que, de tanto en tanto, se cortaba para dar paso a un arroyo que cruzábamos sin miramientos (el agua entrando por las puertas y esas cosas), cuando no quedaba interrumpida por grietas enormes o derrumbamientos; una pipa de madera de tamaño familiar con la que el conductor se metía unas caladas de agárrate y no te menees y de la que por supuesto acabamos fumando y agarrando un buen colocón (aclaro: que sepamos, la pipa sólo contenía tabaco), con el bus en marcha y un póster de "No smoking" cerrando el cuadro.
Todo ello aderezado con un hambre atroz, pues las paradas las hacía en mitad de la nada, donde lo único comestible eran los arbustos de alrededor, algún pinchazo, alguna avería, carga y descarga de mil cosas que olían a contrabando, y una absoluta falta de comunicación gracias a la cual nunca sabremos, por ejemplo, por qué de repente parábamos durante una hora en mitad de la carretera y, sin que nada cambiase ni llegase nadie ni subieran nada, reanudábamos la marcha, sin más. De hecho, este paseíto tan entretenido ha durado el doble de lo que esperábamos.
En fin, anécdotas aparte (porque el post de los 33 se queda en bragas), hemos entrado en Vietnam sanas y salvas y ahora sólo nos queda descansar un poco, pues mañana nos espera otra odisea y unas 15 horas más para llegar a Hanoi...


permalink written by  NuiM on November 30, 2008 from Dien Bien Phu, Vietnam
from the travel blog: Un viaje por el sudeste asiático
Send a Compliment

La soportable levedad del ser

Muang La, Laos


Si Luang Nam Tha era otro mundo, sin duda Muang Khoua debe estar ya fuera del mundo...
Tras entrar en pánico leyendo las historias para no dormir de otros viajeros sobre la frontera que planeábamos cruzar para entrar en Vietnam, decidimos venirnos más al norte, a una frontera aparentemente más fácil, recién abierta y con poco turista perdido pululando. Así hemos acabado en este rincón perdido de la mano de dios, un pueblo con dos calles (pero no lo que se suele decir, sino dos calles de verdad, una a cada lado del río), sin electricidad, sin teléfono, sin nada que hacer más que esperar al bus que mañana nos llevará hasta Vietnam.
Los autóctonos flipan con nuestra presencia, los niños nos tienen miedo, y hay una sola persona en el pueblo (jurado, una sola) que habla inglés, un miembro de una ONG de Filipinas que trabaja ayudando a salir adelante a las muchas aldeas de la zona que se dedican al cultivo del opio y su consumo diario, como analgésico o incluso para entrar en calor, porque entre estas montañas el grajo vuela muy pero que muy bajo.
Lo dulce de todo esto, como comentábamos hace un rato con un californiano loco viajero que ha dedicado su vida a estos menesteres de trotamundos, es que aquí no importa nada más que lo que encierran estas dos calles. Aquí no existen Bush ni Obama, ni los terribles sucesos de Bombay de los que nos hemos enterado de pasada, aquí no existe la política, ni el terrorismo, ni la cultura del miedo y la desconfianza que se ha apoderado de occidente, ni el drama de la inmigración y los muertos del estrecho, ni el desempleo, ni la crisis, ni los bancos, ni el petróleo, ni los egoísmos que mancillan el mundo.
Aquí uno se puede olvidar muy fácilmente de la realidad oxidada en la que vivimos y concentrarse en la corriente del río, el balanceo de los puentes, la vegetación casi agresiva de las montañas, las arrugas de las vendedoras del mercado, las uñas negras desplumando pollos, los dientes picados por el tabaco y el opio, el caminar indiferente de vacas y búfalos, el tic tac de un reloj de pared atrasado o la oscuridad absoluta de una noche sin luces ni ruido alguno. Y ver pasar la vida, tan leve.


permalink written by  NuiM on November 29, 2008 from Muang La, Laos
from the travel blog: Un viaje por el sudeste asiático
Send a Compliment

Viewing 1 - 10 of 39 Entries
first | previous | next | last



author feed
author kml

Heading South?

Online Spanish lessons with a live personal tutor FairTutor can hook you up with Online Spanish lessons with a live personal tutor. It's pretty sweet! Online Spanish lessons with a live personal tutor www.fairtutor.com
Navigate
Login

go
create a new account



   

Blogabond v2.40.58.80 © 2019 Expat Software Consulting Services about : press : rss : privacy
View as Map View as Satellite Imagery View as Map with Satellite Imagery Show/Hide Info Labels Zoom Out Zoom In Zoom Out Zoom In
find city: